Sociedades libres

Una gran opción para pequeños emprendimientos.

Luisina Gala Golosetti

Dra. Luisina Gala Golosetti

Golosetti Abogados de Empresas

 Hay muchas emprendedoras que ya hace un tiempo que están desarrollando su emprendimiento con una o más socias y quieren regular su situación pero teniendo la posibilidad de mantener el régimen del monotributo. Para esto las Sociedades por Acciones Simplificadas de las que hablamos en otros artículos no son de utilidad, ya que estas sociedades solo pueden estar adheridos al régimen general. Es por eso que en el presente articulo les queremos contar sobre las ex-sociedades de hecho, sociedades simples, o sociedades libres. Estas son aquellas sociedades que no cumplen con alguno de los requisitos exigidos a las sociedades regulares de la Ley General de Sociedades (por ejemplo: S.A. o S.R.L.) Como resultado de esto, no deben ser inscriptas en el registro público y basta la firma del contrato social, volviéndolas mucho más económicas. A diferencia de lo que sucedía con la reglamentación anterior al nuevo Código Civil y Comercial, el contrato social tiene valor entre los socios, permitiendo que un socio exija al otro del cumplimiento de los acordado en su contrato social. Por lo tanto si aportaste más dinero en la empresa que tu socio podes reclamar mayores ganancias aun si no quieran reconocerlas. En relación a terceros (personas ajenas a la sociedad), el contenido del contrato pueden ser invocado contra estos si se prueba que efectivamente lo conocieron. Es importante que, en el caso de contratos importantes o de contratación de personal, quede constancia de que se le mostró el contrato al tercero. Otra novedad importante es que a este tipo de sociedades se les permite adquirir bienes registrables, o sea cosas inmuebles o muebles cuya adquisición se inscribe en registros, como por ejemplo: los automóviles, embarcaciones, casas, departamentos, etc. El bien se inscribe siempre a nombre de la sociedad, por lo que si compran con dinero de la empresa un auto o un local comercial, va a ser propiedad de la sociedad evitando las injusticias que suceden cuando se inscriben a nombre de uno de los socios y este le niega a los otros socios derechos sobre estos bienes. En cuanto a la responsabilidad de los socios, la ventaja de este tipo de sociedades es que, a diferencia del régimen anterior en el cual los socios respondían directa y solidariamente (Un acreedor podía exigirle a uno solo de los socios el total de la deuda sin haber exigido primero los bienes de la sociedad) la responsabilidad es mancomunada e indirecta, por lo que los acreedores primero deberán ejecutar los bienes de la sociedad y luego podrán dirigirse contra los bienes de los socios por partes iguales. Finalmente, queremos aclarar que la sociedades libres pueden inscribirse en AFIP y API, tributando impuesto a las ganancias en cabeza de los socios e I.V.A., siempre que no esté inscripta en el régimen de monotributo. Para que la sociedad pueda ser inscripta en el régimen de monotributo, se requiere que los socios no sean más de tres. Solo pueden categorizarse a partir de la categoría "D", y las cotizaciones previsionales deben ser abonadas por separado, por cada socio. Desde Golosetti Abogados de Empresas recomendamos que en los casos de emprendimientos que no estén en condiciones de afrontar los gastos de constitución de una S.A.S. suscriban un contrato de sociedad libre.


 Contacto: www.golosettiabogados.com.ar o llamando al +5493464694052.

 Compartir